Utilizamos cookies de terceros con fines analíticos. Puedes obtener más información en nuestra Política de Cookies

Aceptar Rechazar
Prevención y tratamiento

Prevención y tratamiento

de las manchas solares

Volver

¿Sabes qué son las manchas solares? Se denominan así aquellas pigmentaciones que se producen debido a una cantidad exagerada de melanina en nuestra piel, es decir, el pigmento presente en nuestras células que se encarga de darle color a nuestros ojos, cabello y piel.

Estas pequeñas pigmentaciones pueden resultar antiestéticas y producirle algún que otro quebradero de cabeza a las personas que lo sufren. En el blog de este mes te explicaremos qué tipos de manchas existen, cómo prevenirlas y qué tratamientos seguir para atenuarlas.



Tipos de manchas cutáneas y cómo identificarlas


Cuando aparece una o varias manchas solares en la piel, la primera pregunta que nos viene a la cabeza es “¿será benigna?”. A continuación te explicamos algunos de los tipos de estas pequeñas irregularidades que pueden llamar tu atención en caso de que aparezcan:



Pecas o efélides


Son manchas benignas que aparecen en la piel debido al aumento de melanina en la dermis. Suelen ser de apariencia clara y aparecen durante la infancia, especialmente en personas de piel clara.



Melasma


Denominadas como manchas de hiperpigmentación que aparecen en mejillas, frente y labios. Suelen ser manchas de bordes difusos y, en la mayoría de ocasiones, suelen ser de carácter hormonal.



Lentigos o manchas seniles


Definidas así por ser manchas que aparecen durante la vejez. Suelen ser pequeñas, de color marrón, bien visibles y definidas.



Lunares


Estas conocidas manchas no salen por el sol, sino que vienen determinadas genéticamente. Pueden hacerse malignos si no tomamos las precauciones necesarias de las que hablaremos más adelante.



Arañas vasculares o telangiectasias


Pueden aparecer en cara, escote y cuello. Su forma de ramificación rosa se debe a las dilataciones de los pequeños vasos vasculares. No representa un peligro pero indican que la persona que las sufre puede desarrollar varices con el paso de los años.




La mayoría de estas manchas de la piel, si se mantiene una observación reiterada y no presentan cambios, suelen ser benignas. Ahora bien, en caso de los lunares y otras manchas cutáneas, si se amplían o cambian de forma y color, deberíamos acudir a un dermatólogo para que nos diagnostique.



Sensibilidad solar: otras causas de manchas solares e incomodidad dérmica


Durante todo el año, pero especialmente en la época estival, hay personas que sufren de la sensibilidad solar inducida por los medicamentos. La fototoxia y la fotoalergia son dos afecciones que ocurren en situaciones concretas: la primera de ellas se produce cuando hay un aumento de la absorción solar a causa de la ingesta de un medicamento o el uso de cosméticos; la segunda se produce por la toma o el contacto reiterado con una sustancia que, al recibir la acción de la luz, desencadena una reacción inmunológica de tipo alérgico a la persona que la padece.

En el caso de la fototoxia, esta se manifiesta con la aparición de pequeñas manchas de enrojecimiento, inflamación, incomodidad de la piel o hiperpigmentación en algunos casos. Con la fotoalergia, sin embargo, aparecen pequeñas lesiones eccematosas, picores y descamación.

Se recomienda acudir al dermatólogo nada más notar la aparición de síntomas vinculados con el sol. En cualquier caso, la utilización de cremas calmantes como Talquistina en polvo o Talquistina en crema será una opción ideal para calmar tu piel hasta el momento de la visita.



¿Cómo evitar la aparición de manchas solares?


Rutina facial

La única manera real de prevenir las manchas solares es usar una protección solar SPF50+. El sol, obviamente, nos aporta vitamina D, mejora la salud de nuestra dermis en temas de acné o vitiligio, pero se vuelve agresivo si se toma en exceso y sin protección. Los principales enemigos de nuestra piel son los rayos UVA, UVB y la luz azul (o luz visible), que se convierten en los agentes encargados de debilitar nuestras células.


Evitar el sol a ciertas horas, hacer uso de sombrero y gafas solares e incrementar el consumo de vitamina C nos ayudará a mantener estas antiestéticas manchas alejadas de nuestra piel.



Tratamiento y atenuación de manchas solares


Hay muchas opciones para tratar las manchas producidas por el sol, dependiendo de qué tipo sean. Por eso, lo mejor es acudir a los expertos para que te recomienden cuál de ellas se adecua más a tu caso específico. De todas formas, os dejamos algunas de ellas para que las conozcáis:

Cremas despigmentantes: suelen funcionar muy bien sobre melasmas, pero no son efectivas en pecas, lentigos y arañas vasculares.

Tratamientos de luz pulsada: son ideales para los casos de gran aparición de pecas y lentigos. También son una buena opción para otras manchas solares como lesiones vasculares, rojeces y arañitas.

Peeling facial: consiste en aplicar distintas capas de ácidos en consulta. Es perfecto para tratar los melasmas ya que la piel queda más lisa, clara y suave.

Laser fraccionado: perfecto para tratar cicatrices faciales, marcas de acné, arrugas y estrías. No se recomienda para tratar manchas solares leves.